25/6/09

SAN JUAN

Antes de nada voy a felicitar a todos los amigos que tienen este bonito nombre: Juan y a los que seguro olvidé felicitar en la jornada de ayer. Los festejos dieron comienzo el pasado 23 de junio por la noche. Cenamos en casa de los padres de Beni, una exquisita fideuá de marisco que nos prepararon en el restaurante San Miguel, y después Pepe Mántaras quiso cumplir con la tradición de hacer una pequeña hoguera. Y allí estuvimos un buen rato de conversación con vecinos y entre nosotros recordando anécdotas y arreglando el mundo. Me faltó saltar la hoguera y lavarme ayer la cara con flores como antaño. Todavía recuerdo el recorrido por las hogueras que hacíamos en el barrio de As Gándaras un puñado de amigos. Era toda una tradición. ¡Cuántas cosas podían ocurrir y se podían contar al calor de la hoguera de San Juan! Era el mejor inicio posible del verano. Lo mejor de todo es que las tradiciones no se pierdan y que de una forma u otra festejemos lo que se tercie. Y ayer miércoles, comida de trabajo en el restaurante A Dorada do Cantábrico. Tomamos jamón ibérico y almejas de primero y yo de segundo comí secreto, Beni merluza a la plancha e Iván merluza a la bilbaína. Todo muy rico (como siempre). Solo Beni tomó postre y yo me tomé dos supercafés americanos dobles que me tuvieron con los ojos como platos hasta la una de la mañana. Ni pizca de sueño tuve.

No hay comentarios: